hace poco

Ayer estuve haciendo unos recados. Y en el camino se me despertó la memoria. Sin quererlo ni buscarlo.
Y entonces la curva del instituto cuando me querías.
El semáforo de la avenida cuando me querías.
El centro comercial cuando me querías, con su parking.
El parking cuando me querías.
La playa cuando me querías.
El mar y las sombrillas cuando me querías.
Y al doblar la esquina la alameda cuando me querías.
El principio de la alameda cuando me querías.
La mitad de la alameda cuando me querías.
El final de la alameda cuando me querías.
¿Te acuerdas?
Todo sigue casi igual.
Han puesto una rotonda antes de la gasolinera.
Ni te acuerdas.


4 comentarios:

sako dijo...

Cuando se despierta la memoria, ya nada sigue igual

Maribel dijo...

Este poema me ha gustado mucho, todo es hermoso cuando te enamoras, y cuando te desenamoras, !uf! mejor no recordar... Un beso Bernard

Box8 dijo...

Muy original! Qué voz más fresca entre tanta ranciedad. Me gusta.

El Bernar dijo...

Gracias por los comentarios, y por leer.